¡Qué exagerada eres mamá!

Tantas veces he repetido esa frase que ya la uso de coletilla. No obstante, me di cuenta que es parte de la maldición del Hada Madrina.

Cuando uno se convierte en madre -ya sabrá usted y si no pues le cuento- el Hada Madrina le concede tres bendiciones al bebé recién nacido y a la madre le otorga tres maldiciones.

La suerte del hijo depende de la estrella con la que haya nacido en el culo. Las maldiciones de la madre van por igual para todas bonicas. Da igual si somos altas, delgadas, bajas, gordas, buenas o pesadas.

Las tres maldiciones consisten en:

– No dormir de seguido de aquí hasta la eternidad.

– Las preocupación por el retoño será una constante que incluso no terminarán ni casando al ser en cuestión (con la crisis hemos visto que los hijos vuelven a las faldas de los padres y que los nietos son criados por los abuelos).

– La exageración será el mayor don del que se goce siendo madre.

Es así como ésta cualidad- la exageración -se convierte en el séptimo sentido; en esa fuerza de predicción que todo lo sabe y que siempre atina-¡Ni el hombre del tiempo oiga!

Ejemplos sobran:

-Ponte la chaqueta que te vas enfriar: ¡pum! ¿que es lo siguiente que ocurre? pues niño con mocos.

-No brinques que te vas a caer: ¡Plof! golpe asegurado y arnidol untado.

-Deja de jalarle la cola al pero: ¡Zaz! mordidón y lloro que secunda.

Y así los que usted quiera. Las madres nos convertimos en la bola de cristal que todo lo sabe y si no lo predice certeramente.

Mucho me reía yo diciendo: –Menos mal que ya no soy madre primeriza de esas recién paridas que si el niño ronca un poco va corriendo a urgencias por que su hijo hace ruidos raros.

Y así como si nada ayer me comí mis palabras. Sigo siendo primeriza y ¡soy madre exagerada!

Unos cuantos tosidos- por no decir toda la noche ininterrumpidamente- unos lloros desgarradores, unos ojitos al puro estilo gato con botas de Shrek y el corazón se me desgarraba.

No puedo más ¡vámonos al hospital! ésta niña algo tiene.

Menos mal que uno tiene marido, que frena los caballos de la locura y que me quitó la niña pues ya estaba yo con zapatilla, camisión y rulos en el coche saliendo disparada al hospital.

-¿Que va a tener mujer? ¡Tiene tos!

Es la primera vez en 12 meses que la Critter está malita y cuando la abrazaba llorando sobre mi hombro le juro a usted que no dejaba de pensar en qué voy hacer cuando a los trece años me lloré por que su primer amor no le hace caso, cuando le rompan el corazón, cuando me diga que no sabe que quiere ser de grande, cuando no consiga trabajo o llore por que el jefe sea un grandísimo hijo de su Santa madre, cuando tenga una contracción y me diga que no puede con el dolor, cuando tenga depresión postparto y me de a mi nieto para que yo calme su llanto…

¡Que exagerada! eres ¡Soy mamá!

 

 

 

Share This Story

Critter

You May Also Like

32 Comments

  1. 1

    No sufráis amigas, que no sirve de nada…
    No perdáis de vista el número del pediatra, el Arnidol y así seréis más felices, en serio.

    Y para la compi de la laringitis, es verdad, qué incómoda es!!

  2. 3

    Pues yo no te puedo decir…. el bicho va a hacer 9 meses el lunes y sólo hemos ido una vez a urgencias porque le pegué el trankazo y tubo 39,5º de fiebre, pero sólo le duró una tarde la fiebre…..Me estáis metiendo un miedo…. no se como reaccionaré!!!
    Ainsss las que tienen que sufrir!!!!

  3. 5

    Lo primero en 12 meses???? mira bonita tu no sabes lo que es estar enfermo, te lo dice una que de paso 5 meses visitando pediatra semanas alternas, colegas nos hicimos y todo, por suerte este año ha disminuido la cosa, pero sigue siendo de locura, un niño con laringitis es una cosa de angustia, tosen como al borde al ahogo y las noches son más largas que en san fermin, pero es lo que toca. Así que como siempre dese usted por afortunada, te lo dice una que tiene pleno al 15 en urgencias pedíatricas

    • 6
  4. 7

    Yo creo que ser exagerada es un derecho de toda madre… Mas que exagerada yo creo que evaluais demasiado bien los riesgos jajajaja Con el terror que le tengo yo a los niños si me tengo que quedar con uno de mis sobrinos y tose como la critter llamo a la ambulancia, seguro!

    • 8

      Es curioso por que el tema de los sobrinos es distinto. Sabes reaccionar. Ante tu hijo hay un miedo que bloquea y nubla la razón. Así que la verdad es una bendición por que mas vale pecar de exagerada que no cuidar de nuestras pequeñas bestiecillas. Un besote

  5. 9

    Cuánta razón tienes!!, y mucha suerte, tenedor con un mes y medio, ingresó en el hospital con bronquiolitis, una de las peores semanas que recuerdo, y está malito cada dos por tres, y aunque he hecho algo de callo, me sigue preocupando un montón! Sufro cuando lo llevo al cole, por si no tienes amigos, pasa pena, se siente solo…no quiero ni pensar cuando crezca, algo me dice que irá a más!!
    Un besote

    • 10

      ¿Por que crees que irá a más? A mi sobrino le pasó lo mismo de la bronquiolitis al mes de nacer y oiga ¡que susto! ¿Algo para subir las defensas de tenedor?

    • 11

      ¿Ya probaste con la medicina homeopática? Es un tratamiento lento, pero muy seguro, pregunta en tu ciudad, seguro algún médico te puede ayudar. Te incrementa las defensas del niño y no es agresivo con su estomaguito. Ojalá encuentres algo. 🙂

  6. 12

    Como bien dices, la exageración es parte de la maternidad. Pero muchas veces esa exageración evita muchos sustos, así que tampoco es tan mala cualidad. Aunque yo sí duermo… 🙂

  7. 14

    Pues yo soy una madre un poco histérica lo reconozco, los críos ( tengo dos ) estornudan y les pongo el polar, siempre llevo de todo en el bolso y en el maletero del coche, tanto que mis amigas ( madres también ) ni se preocupan, porque ya lo llevo yo, la ultima vez que aparecimos por urgencias el saludo que nos dieron fue:
    Hombre vosotros por aquí, otra vez !!, Jodor si solo les llevo por roturas y puntos que llevamos unos cuantos, para lo demás voy directamente a la farmacia que somos amigos, bss

    • 15

      Me encanto eso de “en la farmacia somos amigos” :). Mi bolso dejó de ser bolso para ser una botica portátil. Te entiendo perfecto. He tenido suerte por no tener que ir a urgencias. Un abrazo y gracias por comentar.

  8. 16

    Sí, somos exageradas y qué?! Pero a cambio, hemos adquirido el don de la clarividencia y las vemos venir de lejos. Sabemos dormir con un ojo abierto y otro cerrado, y hacemos malabares con las manos y los pies sin que se nos caiga el bolso, el abrigo, el bebé, su chupete, el biberón y la bolsa de la compra. SOMOS MARAVILLOSAS. He dicho! 😀

    • 17

      Me encantó esta respuesta, y si, SOMOS MARAVILLOSAS!!! hacemos de todo un poco, eso sí con mucha entrega, cada uno de los desvelos y malabares que hacemos para nuestros hijos valen la pena. 😀

  9. 19

    ai, la maldición del sueño y la preocupación soy yo… para la exageración ya está el padre, mi madre o mi hermana, menudo trío!…
    pero cuando se resfrie por primera vez, voy a sufrir como una condenada…
    espero que la critter se recupere pronto y no se vuelva a resfriar en años, aunque como dijo la pediatra “niños y mocos van de la mano”!

    besos

    • 20

      Muchas gracias. Ya verás querida supermom que no te libras de la exageración. Es parte intrínseca a la palabra madre. No te negaré que se sufre sobre todo si no tienes práctica en mocos, tos y ojitos llorosos. Un besote a ese gran pequeño superhéroe.

  10. 21

    Cuando nació mi primer hijo, mi padre me advirtio del maleficio y ya me echó la maldición: ” Desde hoy has empezado a sufrir” Ayy, que verdad más grande.
    Da igual que tengas un hijo, dos o cincuenta, eso no les pasa a las primerizas (que hay primerizas muuuy tranquilonas); les pasas a las primerizas y multíparas histéricas preocupadas entre las cuales me pueden encontrar. A mi hijo mayor no le solté la mano para que andara solito hasta los 18 meses ( y eso que a los 6 ya, cojidito de la mano jugaba al fútbol), y con el segundo me tuvieron que recordar que tenía que ir dejandolo, para que pudiese desarrollar su psicomotricidad. Pero yo no dejé de ir detrás de el hasta los 17 meses, jijiji.
    Me parece que eso va en el carácter de la persona, pero afortunadamente hay más mamás que preocupadas que huevonas.
    Si, yo soy de este club, y ¿ que?, me gusta.

  11. 23

    Cuando llegue cada uno de esos momentos, llorarás con ella y luego, se te iluminará la mente y sabrás que decirle, que hacer y que dejar de hacer. ¡Claro, después de haberte equivocado un par de veces! Así es esto de la maternidad, con todo y sus maldiciones 😀

  12. 25
    • 26

      Eso que ni que pero no sabes lo mal que se pasa. Deberían de dotarnos un chip estilo Encarta con todo lo que les pasa a los pequeños y cómo sobrevivir sin exageraciones.

  13. 27

    ufff ya te digo que eso no es por ser primeriza no, es simplemente por ser madre. Anda que no habré yo dado viajes en vano con mis hijos!!!

  14. 29

    Ay, señora desmadrosa. Yo que tenia las esperanzas de la cordura puestas en usted, y pocas mas.
    Por ahora todo entra dentro de la “normalidad comprensible”. El día que nos cuente que acabó en urgencias 4 veces la misma noche, y la última ya le dijeron: señora, como ya le hemos dicho, es un resfriado. Dele la medicina y visite a su pediatra. POR FAVOR”
    Y que conste que no soy yo, que ni siquiera me he estrenado en las tareas maternales, pero una se encuentra gente de lo más, digamos, protectora.
    Muchos mimos para su Critter, y para usted también, que leches. Que la que pasa la noche cual buho seguro quienes la denlos rulos.
    Besines.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>