Las princesas son guarrillas

El otro día en el post  que escribí sobre el libro de 50 sombras me señalaban que “las madres no educamos a las hijas para ser princesas”. Quizás hay una parte de razón en esto.  Mi madre me educó para Reina y hoy tengo mi reinado en Lionville. Uno hace con lo que le dan lo que mejor puede…

Sin embargo, pienso que hay un estereotipo que nos acompaña desde tiempos inmemorables. En el caso de las madres de mi generación- léase de esos fábulosos años ochenta´s (oldiesbutgoodies)- nos tocó vivir la segunda fase princesil de Disney. Aún no llegábamos al momento de tener un canal Disney 24 horas, disfraces con tacones, bolsito y tocados, concursos para participar en el “Baile de las princesas“- como habrán visto ya en este canal en dónde montones de niñas “no han podido dormir de la emoción de ir al baile de las princesas y se la están pasando chupi” (citas textuales temo yo decirle).

En este post de @madrereciente se puede leer la evolución del papel de la mujer a través de las princesas de Disney. Partiendo de la primera generación, en dónde el estereotipo de la princesa era hermosa y ascendosa siendo estandarte BlancaNieves, pasando a la segunda generación en donde se evolucionó a princesas más rebeldonas y contestonas tipo La Sirenita; y la tercera generación -que empezó con Mulan aunque no cuajó- dónde la mujer se caracteriza por ser emprendedora –tomaya- y que en dónde incluso cortan su melena para reivindicarse y  ser ellas mismas. Como ejemplos de ésta última tenemos a Tiana y Rapunzel.

Claro está que en las tres generaciones hay príncipe. No vaya a usted a creer que la evolución ha sido tal que podamos ver un final alterno. Podría ser ¿porqué no? pero para eso aún falta.

Por ahora- y como dice el final de los cuentos- por siempre jamás, las princesas hacen DE TODO por esperar al príncipe. Por ser dignas de él. Por llegar a ser reinas del cotarro.

Han pasado de limpiar, fregar, cantar, ir impecables, usar Manolo´s de cristal Swaroski (así son los de La Cenicienta por si no lo sabía) a ser entrepreneurs. ¡Tranquilas que pronto vendrá la versión blogger! Eso fijo. Si la RAE ya incluye estos términos en su tochacho hermoso ¡cómo Disney no lo va a contemplar!

El punto es, que en la realidad, aunque nos cueste aceptarlo si educamos a nuestras hijas a “darse a desear”, a “estar peinadas y vestidas ideales de la muerte”, “a comportarse a la altura de las circunstancias”, a cumplir el rol de “La Princesa” y a juntarse-casarse-reproducirse con un hombredebien mejor conocido como Príncipe Azul (aunque la Monarquía anda ahora un poco de capa caída).

Y como rol models, tenemos a las itgirls de la infancia:

Pero señores, hay otro tipo de Princesas. Las que son veneradas por su conejo: Roger Rabbit 🙂

Y estas mas allá de ser princesas son MUJERES.

¿Lo más maravilloso del mundo mundial sabe qué es? Que estas mujeres ya no esperamos al príncipe rubio perfecto de ojos azules forradito de dinero, o al Shrek que “enamora por su yo interno”.

No señor. Las princesas dosmileras piden “sexo y rock&roll”-muy sesentero- mas bien piden que el Príncipe sea “sexy and you know it“.

Definitivamente me quedo con esta versión. Vamos que si Bella hubiese visto bien bien bien a Gastón- la historia hubiese sido bestialmente diferente :^

Si las más guarrillas son las princesitas que lo sepan.

¿Que acaso el chiste no dice que el príncipe escogió a Heidi por decirle que lo que tenía entre las piernas era un capullito tierno de la pradera?

Lo chistoso sería que las madres rebobinaríamos una y otra vez las cintas al puro estilo videocassetera para ver los príncipes buenorros. Seríamos las primeras en decir “venga nenita una vez más-porfi porfi porfi- vemos a Gastón y te preparo el bibi, pues me la estoy pasando chupi”.

Dicho lo dicho hoy he entrado a la tienda de Disney y he elegido mi disfraz de Bella. Las mujeres tenemos algo de niña siempre. Ya saben que últimamente mi avatar por ahí es demasiado dulzón y el desmadre está en terapia.

Después de poner la lavadora, hacer cenas, dormirlavarprincesita, recoger el salón minimal con ligeros toques de juguetes por doquier reafirmo a las Princesas jamás nos duele la cabeza. Hala a estrenar el modelito 🙂

Share This Story

Sin categoría

You May Also Like

61 Comments

  1. 3
  2. 5

    Me parece muy adoc el cuento de las princesas y los príncipes pero la realidad es que cuando llegas a ser reina el príncipe se convierte en lugar del fortachón en un panzón y la princesa en reina de ases como en la película de Alicia en el país de las maravillas, así es que chicas a vivir el momento el futuro dependerá del gimnasio unisex para un sex perfecto, ja,ja ja,

  3. 7
  4. 10

    Yo prefiero ser princesa a ser reina, las princesas siempre tienen el mejor príncipe y siempre se divierten sin responsabilidades jajajaja.

    Besos 😀 he vuelto ;D

  5. 11
  6. 12

    Ahora que releo los comentarios de otras personas…….. tengo dudas a cerca del embarazo y el post-parto….. según lo que me ha contado una amiga. Ella me ha dicho que durante el embarazo, uff, tenía ganas todo el tiempo de… juega sexual con el marido y que después del parto, tienen muy poco tiempo para hacerlo (qué triste lo de… bueno, venga, hoy es sábado, después de la compra de la semana lo hacemos….) pero dice que cuando lo hace, uff, que se le han subido los receptores a mil y que nota todo con muchísima más intensidad, que no sabe si es porque lo hace poco y va con las ganas del universo, o bien porque por las hormonas, algo se le ha puesto más sensible en su interior. Bueno, a ver si me lo corroborais, mamás blogueras, o por el contrario, no estáis de acuerdo. Jejeje. Ay, madre, a ver si parir va a dar…..subidónnnnnnnnnnnnnnnnnn.

    • 13

      Te he recuperado! Mira que te echaba de menos! ME ENCANTA que la entrada te haya dado para preguntar.
      No es el parto,las hormonas, ni las ganas.
      Es muy particular, ya sabes cada cuerpo es un universo. En mi caso el último trimestre del embarazo andaba desatada, pero claro mi bombo fue tamaño balllenaaaaaaa y pues llegaba el punto de no sentirte taaaan sesi, además de que los movimientos se reducen nada de acrobacias.
      Después del parto para mi fue el TERROR mi episiotomía me hizo malas pasadas durante unos cuantos meses ¡si como lo oyes! Y ya siendo madre la verdad depende del tiempo de la creatura, los primeros meses eso de dormir sólo 3 horas y el bajón de las hormonas estás más pa´allá que pa acá…pero cuando logra dormir, hay una rutina, recuperas tu ser, tu cuerpo y tu energía ¡VENGÁNOS TU REINO! 😛 esa es mi versión—-ya nos contarás tú cuando venga la pequeña Mulan.

      • 14

        Estoy de acuerdo, yo todo el embarazo tenía ganas, hasta en el final y eso que también llegué a nivel ballena pero oye, practicas otras posturas y a vivirrr! después del parto estuve 6 meses ¡SEIS MESES! sin disfrutar del sexo, lo pasé fatal, ya creía que no volvía a tener un orgasmo en mi vida a cuenta del desgarro hasta que llegó el día D el día de :DDDDDD y ahora, cuando lo hacemos (:() suele ser mejor que antes del parto, esta es mi versión jajajaja por si te sirve de algo.

        • 15

          6 meses chica me has dejado alucinaaaaa pero TAN TRANQUILA yo que pensaba que me iban a divorciar por no querer abrir el chiringuito 😛 y bueno uno va cogiendo maña y pues tomando el molde jajajajajaja besotes

  7. 16

    Pues a mi, en el deporte que practico (capoeira) (a parte del padel, que casi me ocupa más horas….), donde se ponen motes y nadie te llama por tu nombre, probablemente me acaben llamando Pocahontas…. dicen que me parezco. Y mirando bien a mi chico, es digno príncipe de cuento, por lo de buenorro, jejejeje. Me parto con el punto de vista. En realidad, tienes toda la razón. A las chicas nos gustan los chicos con chispa, no esos príncipes aburridos de mesa de banquete y madre dominante, jejeje, eso noooooooooooo. Los sosos fuera, bienvenidos los chicos sanos, fuertes, guapos, listos, con sentido del humor, que se llevan a la princesa en moto hasta la costa para ver el atardecer en la arena y ……continuará.

    • 17

      Tu querías venir a presumir de frikismo ¡anda ya! Con que capoeira, cuerpo y carita de Pocahontas, o sea que nos vienes a embarrar que tu si eres de esas “perfectitas de cuento”. Me parto contigo. Te mando un besote y que gusto verte de nuevo por aquí.

  8. 18
    • 19

      El libro de la Selva tenía su lado salvaje como no 😛 pero de ser niño perdido mola mas lo de princesa con todo lujo incluido eso que ni que. Un besote

  9. 20

    jajajaja me encanta tu final… Esta claro que no soy una princesa ni por asomo… A mi me duele la cabeza bastante últimamente jeje… Creo que mi príncipe, a este paso, se busca una princesa de verdad jaja…
    Un besote desmadre!

    • 21

      Tranquila 😛 eres de las princesas buenas- es la cuarta generación de Disney- aún tenemos oportunidad de protagonizar la generación “por princesas reales” al puro estilo DOVE. Un besote niña con nombre

      • 22

        Si, a mi me pasa lo mismo, últimamente no hay gelocatil que me de ganas de follar, jajajajaja
        Pero que levante la mano la que tenga ganas todos los… Días? Semanas?… No sigo que me deprimo. Buenas noches, chicas

  10. 24

    No me lo puedo creer, con tanta tontería del #15J (con perdón) no me había dado cuenta de que habías escrito dos entradas de órdago!!!
    Qué buena eres, puñetera, si es que lo tienes tó jajajaja
    ¿Y qué tal el modelito? ¿Ha triunfado?
    Me ha encantado el post de los maniquíes, el jodío niño tiene toda la razón, me río muy mucho contigo, reina, prometo volver cada día para no perderme ninguna de tus andanzas.
    Un besazo sudao desde el infierno ;P

    • 25

      😛 inscríbete por mail así no te las pierdes juars juars. Eso sí, nada de dejar de comentar que ya sabes que eres la única que se ha pateado TODO mi blog (cough cough jajaja).
      El modelito junto con 50 sombras y el caloors ha triunfado amiga mía. En cuanto a los maniquíes que te digo, los niños dicen siempre la verdad así que serán feos pero ¡menudas tetas tiezas tienen las tías!
      Gracias por pasarte CLARIPONDS ROCKER. Un besazo

  11. 26
  12. 28
  13. 30

    Qué suerte tengo, de no educar por el momento a una princesa, a mi me preocupa no criar a un príncipe cabrón!!, así que mi tarea es que no sea tonto, pero que sea legal…muy dificil…

    Y mi generación no, se si era de princesas, pero si de Dirty Dancing…soñando con que alguien te dijera: “No permitiré que nadie te arrincone”, te coja de la mano, y bailes como una Diosa…
    Cada loca con su tema…jejeje

    • 31

      Oiga ese es un “momentazo” de los ochentas. ¡Cómo olvidarlo! Si es que todas necesitamos esa protección y sentirnos princesas o DIOSAS. Ayer mi querido Semenator decía que las princesas triunfan por que significa que al serlo logramos “protección”- oiga el castillo pesa y mucho. Si nos protegen así de bien como para no enamorarse de un príncipe. Es curioso que los niños no sean educados bajo el arquetipo ¿no? también curioso que en el romanticisimo no se ven a los típicos machorros cabronazos. ¡Ay! si es que esto da tema para mucho.
      Y me gusta su locura y su tema. Gracias por pasarse por aquí. Un besote

    • 32

      yo creo que habré visto esa escena de la peli como mil veces, nos poníamos la película mi hermana y yo una y otra vez y cuando llegaba el final rebobinábamos cuatro o cinco veces el final AAAHHHH!!!!! y luego van y le cambian el doblaje y soy incapaz de verla porque me parece que la voz que le han puesto a ella es de lerda y a él… ni te cuento. Voy a tener que verla en versión original, a ver si Marido se estira y un día me deja ver una peli que de verdad me guste ;P

  14. 33

    Me han dado un poco de asquete las ilustraciones de los príncipes. A propósito de todo esto, ayer emitieron en Antena 3 “La sonrisa de Monalisa”. Ilustra muy bien lo que narras: como a las mujeres se les educaba para que su único deseo fuera casarse con el “príncipe azul” y tener hijos. Afortunadamente los tiempos cambian.
    A mi me costó tiempo y tiempo darme cuenta que los príncipes azules no existen.

    • 34

      Ayer curiosamente me enfrasqué en una discusión con mi príncipe pues me decía “claro ahora a las mujeres los que les pone son cuerpazos” y cuando le mostré los comentarios en donde todas ponemos que esa versión de Disney nos generaría repelus entendió que nuestra visión es distinta. Nos encanta el amor, nos gustan las historias románticas pero la visión de sumisión y de heroicidad dadas a la princesa y al príncipe forman un arquetipo imposible de cumplir y altamente frustrante. Los príncipes azules destiñen a la primera lavada, pero a mi gusto eso es mejor. Estamos con personas de carne y hueso, que se equivocan, que no luchen contra dragones si no contra crisis y recortes laborales, somos las reinas de la casa pero planchamos, cocinamos sin que se nos caigan los anillos. La magia y la ilusión y el romanticisimo son claves, pero todo con sus justos polvos mágicos de realidad. Uy me he puesto seria… pero debajo de mi ironía, desmadre y mal gusto siempre subyace algo más a la vista de quien quiera rascar 😛

      • 35

        No entiendo como hay gente que se toma en serio el carácter irónico e irreverente de algunas blogueras, entre las que me incluyo.
        Yo tengo una conocida que dice que menudo lenguaje que tengo en el blog, que qué maleducada,… Yo no sé qué hay que hacer, chica, para que la gente nos lea y entienda que la gracia de nuestros blogs está en ser políticamente incorrecta.
        ¡No veas la que me cayo a mi por comparar el porteo con los canguros! Me jodió tanto que publique mi foto con Bichi colgado del foulard.
        ¡A mí me encantas!

        • 36

          🙂 a mi en la desvirtualización me dijeron que tenía la peor boca de la blogósfera jijiji No hay que hacer nada, lo bueno bonito y barato es que son nuestros blogs. Si no les gusta pues que no nos lean, que de haber hay muchos por ahí para todo gusto. Además esto yo lo uso de terapia, me encanta reírme, decir lo que no se puede, lo que incomoda. La acidez es tan rica que yo no compro Almax 🙂 un besote guapa ya te echaba de menos!

      • 37

        ¡Que bárbara! a penas me di cuenta que habías escrito este blog y estoy impactada, jaja. Yo soy generación Disney, sí, lo admito, me vi todas las películas de princesas, las abandone en la adolescencia y me perdí de pocahontas y otras que -definitivamente voy a retomar-, y ahora en mi “juventud” (según el INJUVE México, me queda este año para decir que soy “joven”) me encarrilé viendo cosas como “ligeramente embarazada” “la cruda verdad” “27 bodas”, “novias en guerra”, etc, etc, etc, que son lo mismo pero para mujeres “adultas jóvenes”.
        Estoy encantada con la refrexión que tuviste sobre que somos mujeres-reinas-princesas, todo al mismo tiempo, sólo que hay que verlo con objetividad (si eso es posible, jaja).
        Me encanta pensar que formo parte de una generación de mujeres que tiene la fortuna de elegir, elegir si casarse o no, si tener hijos o no, tener la oportunidad de ser un poquito más independientes
        Anque a veces siento que este es t5ambién un “ideal” ; ahora ya no somos Cenicienta, pero soñamos ser tipo Sex and the City, profesionistas independientes, exitosas y encima estar a la moda.
        El chiste de taaanta reflexión es que sea cual fuere la idea que tenemos de nosotras mismas y de lo que queremos para nuestras vidas, sea eso, ¡nuestra propia idea de lo que queremos para nosotras mismas!
        Menudo problema, pues a veces estoy entre ser princesa y casarme con mi principe azul o seguir siendo una solteraza (y eso a medias pues llevó diez años con mi novio-principe y nada que concretamos la compra del castilo, cosas de economía mexicana en crecimiento y constante crisis)
        Muchas gracias por tu reflexión, y por los principes, darse un taco de ojo y dejar volar un poquito la imaginación, no es malo.

        • 38

          Arely ¡bienvenida al desmadre! me da gusto que disfrutarás el post y que vieras que debajo hay mucho más ojalá te quedes por aquí. Un besote desmadroso

  15. 39

    Para comenzar dire que sombras esta cuasando en ti tremendos estragos. Segundo dire que la única ventaja de ser madre de un niño es este artículo, si claro prefiero seguir chupando cars a kilos que ver como una panda de mujeres sosonas y artificiales se amargan sabiendo que al final se tirarán al buenorro.
    Empiezo a convencerme que tuve uan infancia fustrada, no recuerdo ninguna sesion de disney princesas, me supongo que el hecho de que en mi casa son republicamos aferrimos influyo mucho. NO recuerdo haber pedido jamas un disfraz de lela disney,

    Eso sí llego yo a saber que podía tener esa panda de abdominales a mi cargo y la cosa hubiera sido distinta… Yo no creo que la vida se parzca ni por un min en esas historias, eso só se que hay mucha suertuda po la vida que se ha encontrado a su principe, me alegro, no es mi caso… pero me he apañado unos buenos abdominales 😉

    • 40

      🙂 lo bueno es que ya se ha terminado la trilogía—tranquila que no habrá más.
      Ventaja de tener niños hay muchas, pero tranquila por que el estereotipo espera de él que sea un príncipe así que “buena responsabilidad tienes encima” jajaja. De vestirnos de lelas a mi tampoco me tocó, lo más que recuerdo era ver mucho Mickey de esas caricaturas que aún eran mudas. La Sirenita me tocó a los 10 años así que aunque me gustó mucho y viví enamorada del príncipe disfrazarme de sirena era compliqué. Gracias a Dios que la vida no se parece a esto. Sería terrible…bueno los abdominales como dices no están nada mal. juars juars.

  16. 41

    ¡Que imaginación la tuya Desmadrosa! ¡que risa tengo! guardaré el post, para mostrarselo a MIja en un par de años más, ahorita todavía gusta de la melosa voz de Cenicienta, aunque ni de broma se pone a fregar el piso con burbujas multicolor. 😀

    • 42

      Uy me da que para cuando se lo puedas mostrar a lo mejor nos sorprendemos y la generación princesil ha dado una vuelta 180 grados. ¡Uno nunca sabe! 🙂 pero lo de que ayuden, recojan ropa, frieguen no está en la lista de ser princesa jijiji. Un besote

  17. 43

    Las ilustraciones de los príncipes me dan repelús, menos mal que no está el príncipe más guapo, el que siempre he amado, el de la bella durmiente, que además de apañao tenía una preciosa relación con su caballo (también muy guapo, en mi opinión) Los cuentos, cuentos son, pero ay… estoy con Laura, el besaco de pocahontas uhhh.. muy esperado, era tope sepsi.

    yo hoy no me pongo disfraz, que tengo que trabajar 🙁

    • 44

      Como tienes que trabajar ya te mandé a prince Philipp- eso de buscar caballo sexy en Google ya es muuuuy dañado a nivel cerebral. Un besote desmadroso 🙂

  18. 45

    Jajaja me has hecho recordar la primera vez que vi pocahontas y el irrefrenable instinto sesuá que sentí por el comandante John Smith, fué mi primer flechazo animado y por supuesto no el último… Me guardo el póster de los príncipes buenorros porque en este caso la ficción supera claramente la realidad.

    bXOXOsssss

  19. 49

    Hola Desmadre! Es muy curiosa tu versión! Pero es broma, no?
    Que tipo de sociedad construiríamos si fuéramos tan frívolos, cuerpos espectaculares a ojos de quién, hay un mensaje que nos sigue atando, si buscamos buen sexo (aunque esto da en si para un debate, que es buen sexo?) y cuerpos de gimnasio, que ofrecemos a cambio? Es la versión extendida de la princesa tradicional, tenemos que estar estupendas (tufo patriarcal) igual, para que suspiren por nosotras, como siempre.
    De todos modos me haces reír, estoy con Gremlin eres muy creativa y te inspiras con facilidad.
    Un abrazo!

    • 50

      Amiga mía claro que es broma…no creo que pusiéramos a nuestras hijas a ver príncipes en bolinguis una y otra vez- por mas que nos entretuviera un pelin mas a nos.
      Sin embargo- hay cierta ironía detrás del desmadre. Esa acidez que toco superficialmente sobre el estereotipo, sobre la evolución del papel de la princesa, sobre el como el merchandising ahora es más fuerte que nunca y las niñas mueren por disfrazarse e ir a bailar.
      Me gusta reírme de la realidad. Me gusta ser un poco niña, un poco princesa y un tanto Reina aunque no haya calabazas, ratones que frieguen el piso y mi príncipe sea moreno 😛 Te mando besos. Necesitaba un poco de terapia, de reírme de ver la canción de la Bella y Bestia son una y otra vez, y de echar desmadre un rato. Gracias como siempre.

  20. 51
  21. 53

    pero nena qué versiones más porno te has sacado jajaja quién nos vería cambiando el papel con los peques y pidiendo más nosotras xDDD

    • 54

      Ay si no son pornoooo ¿que acaso los príncipes no usan calzoncillo? con que poquito se me espantan…como se ve que ya somos madres y que solo vemos dibujos animados e historias de amor dulzón jajajajaja :)))) Sería lindo cambiar los papeles de vez en vez….

  22. 55

    Está claro que aunque la monarquía esté de capa caída el desmadre tiene cuerda para rato… y que tú encuentras inspiración debajo de las piedras, eso también. Casi mejor no sigo escribierndo porque total, estarás estrenando el modelito y no me vas a leer… ahora no hagas el idiota y me contestes, porque echarías por tierra el mito 😉
    Me he reído mucho… aunque discrepo totalmente con tu opinión. No dudo de que haya princesas buscando príncipes “sexys and you know it”, pero querida, no hemos evolucionado tanto NI DE COÑA. Tal vez para una noche (en eso si somos otras) pero ¡ay! las capas de seda que ondean al aire y los broches de cinturón brillantes siguen poniendo más cachondas a la mayoría que unos buenos abdominales. He dicho y no me apeo! Besos reina mía.

    • 56
    • 57

      Por cierto, en cuanto a que no hemos evolucionado estoy totalmente de acuerdo. Ya conoce mi ironía, toco lo intocable por que así seguirá por seculum seculorum. Jamás- me atrevo a firmarlo- veremos versiones distintas de princesas y príncipes. No esta mal, el arquetipo, el rosa chicle, los dragones y los unicornios nos ponen a mil. Sin embargo, en estas generaciones hay un poco una obsesión por parte de las niñas por ser princesa, por asistir al baile, por ver 500 veces la misma peli… ¿cómo serán las siguiente generaciones de mujeres? Eso lo veremos con nuestras nietas…y cuando nuestros blogs sean lo más “vintage”.

  23. 58

    jajaja, pero que entrada mas molona, yo tambien soy de la generacion ochentera. ¿como encuentras esos dibujos de los principazos (por los cuerpazos jaja)?
    y me mola ese disfraz de bella, buscame uno de jasmin para mi, pero de ese estilo super mega sexy ¡¡¡ ohhh si mami !!!
    pasate por mi blog, mi historia de princesas es muy diferente a la tuya jajajajaj. aunque mi historia es bastante real.
    http://historiasrosasyunprincipeazul.blogspot.com.es/2012/06/una-de-castillos-principes-y-vestidos.html?spref=tw
    y tu avatar…..es precioso, bueno la orla que ha hecho la mama novata esta guapisima.

  24. 60

    Mamaba, muy bueno, pues mira, igual aprovecho que mis truskitas han caído rendidas tras la jornada piscinera y me pongo 1 disfraz también.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>