De placeres múltiples

La entrada que leerás a continuación de placeres múltiples fue una colaboración para El Club de las Madres Felices publicada aquí.

Las mujeres somos extraordinarias. No hace falta que nos lo digamos. Dentro de nuestras grandes capacidades está el ser “multi-facéticas“, extraña cualidad con las que nos permite desarrollar múltiples cosas de diverso índole ¡al mismo tiempo! Versatilidad malabarística donde la haya, ya que los malabaristas suelen estar callados mientras se concentran en lo suyo. Las mujeres  jamás callamos. Esta habilidad puede traer grandes confrentamientos a lo largo de nuestras vidas.

No todo es malo. De esta capacidad deriva el término de multitasking -habilidad muy valorada en las entrevistas de trabajo- e incluso, si me permiten el atrevimiento, diría que también de ésta cualidad multifacética femenina se deriva la teoría del multiorgasmo (ésta última habilidad mejor no mencionarla en las entrevistas de trabajo).

Las madres somos un enorme ejemplo de estos “multitasking” en la vida diaria, ya que podemos sentir múltiple placer en el momento que tú hijo se ha dormido finalmente después de dos horas de contar el mismo cuento haciendo las voces de Caperucita y Lobo Feroz simultáneamente. A la par, de estar pensando en qué vas a hacer de comer al día siguiente, mientras te dejas una nota mental recordándote que hace falta comprar cera para depilarte esas piernas de Chewbacca. Con todo ese ruido mental, y casi al mismo tiempo, te dejarás caer en el sofá rendida e introducirás en tú boca lo que tanto anhelabas: chocolate. Placer adulto. Múltiple. De madre.

No todo lo que brilla es oro. Esta enorme capacidad con el tiempo cobra factura. No sólo envejecemos más rápido que los hombres, si no que además llega un momento en donde el ser “multi” nos confronta a nosotras mismas como mujeres.

Nuevamente las madres son el ejemplo por excelencia: las multíparas lo tienen más difícil que las primíparas. Ley de vida. Aunque se crea justo lo contrario.

No nos engañemos: a “las madres” nos encanta mentir. Ir diciendo por ahí que el segundo es pan comido y que el tercero está “chupado”. Y ahí va una y se mete nuevamente en el berenjenal. No tanto por haberse creído la historia, ni por esa capacidad multiplacentera de la procreación; si no porque sufrimos de multi-amnesia. ¡Pero esta amnesia es peligrosa! Nos olvidamos de todo, tanto de lo bueno como de lo malo.

Ésta amnesia suele llegar primero camuflada de nostalgia y de forma selectiva. Empezamos a echar de menos esas bolitas de carne rosadas que emiten ruiditos guturales y hacen caca dieciséis veces al día. Sin embargo, sólo recordamos el olor a bebé…no el de los pañales.

Después esa amnesia se presenta de forma más progresiva y agresiva manifestándose con el “no me acuerdo lo que es tener un bebé en brazos” y preguntándonos cómo lograba cargar yo a un ser de 60 centímetros que no paraba de berrear y lo tranquilizaba con dos paseítos, tres ronrroneos, y siete semanas del barquito chiquitito.

Ya es tarde, se ha activado dentro de ti, ese tic-tac de tu reloj biológico con una alarma aguda recordándote que ya va siendo hora que te pongas a refrescar lo aprendido antes de que tus genes envejezcan más.

Desde la profunda paz que hay en tu salón, mientras tu bestia finalmente duerme y, con un chocolate en la boca,  se asoma la posibilidad de plantearle a tu pareja de manera determinante que llego la hora de ir “por el siguiente“.

La amnesia volvió a hacer de las suyas. Te cae un balde de agua frío en la cabeza. El ciclo de la vida continúa y estás preñada. Lo más fuerte es que ¡no te acuerdas de nada! ¡Ni de cómo lo concebiste! ¡Y no recordabas lo que eran las náuseas! ¡Ni el peligro de las hormonas! ¡Ni que la ropa no te quedara y la gente te mintiera diciéndote que te ve guapísima! ¡Ni mucho menos de lo feos que eran los sujetadores premamá!

Lo peor de la amnesia es que se te olvidó que ahora eres considerada multípara y las multíparas lo deben saber todo. Por experiencia.

Aquí la cualidad multifacética nos juega irónicamente una mala pasada. Implícitamente la multípara se ve obligada a guardar silencio. A no preguntar. Porque ya fue madre. Porque ha sobrevivido y porque queda mal ir preguntando sobre los cólicos o las posiciones para dar de mamar ¡si ya ha tenido un churumbel! Las primíparas esperan nuestros consejos, no nuestras preguntas. ¡No lo olvides!

Ante este juego de la seducción sólo me queda manifestar mi opinión:¿ Por qué no podemos volver a ser primíparas? Las mujeres tenemos la capacidad de re-nacer como madres y multiplicarnos con cada hijo. Así que renuncio a ser multípara –aunque mi vientre diga lo contrario– pues la experiencia sólo se logra repitiendo

¡Así que repito! ¡Seré madre primeriza nuevamente!

Imagen destacada vía More Good Foundation

You May Also Like

19 Comments

  1. 1

    Ey, deduzco que estás nuevamente embarazada. ¿es así? perdona, pero es que no hace mucho que ando en el mundo de los blogs y ando muy justita de tiempo para visitaros a todos (mejor dicho: ES IMPOSIBLE VISITAROS A TODOS!, pero qué montón de blogs de madres y padres tan dispares y la mar de interesantes! olé y olé).
    Si es así, felicidades y … ohhh nooo…horror!! todo lo que cuentas me está pasando!! será que ya llegó la hora de tener otro bebé? caeré nuevamente en la tentación? madre del amor hermoso!!!

    • 2

      Mamas besos así es ¡nuevamente preñada y desmadreando! 😛 y tranquila que caerás que últimamente hay un virus 2.0 y verás que todos hemos decidido procrear 😛 un besote desmadroso

  2. 3
  3. 5
  4. 7

    Pues como dicen por ahí: cada hijo es como un dedo de la mano! todos son diferentes! (Yo sólo me quedo con 2… jejej! no espero llegar a los 5 para ver si es realidad la metáfora!!). Como te he contado, tengo 2 mounstritos de 1 y 3 años y son muy diferentes! Lo que te funciona para uno, no funciona para el otro y así te vas… con cara de what?! Sigues a base de prueba y error. Lo único que he decidido es tratar de no repetir los mismos errores que cometí con el primero… por ejemplo, mi primer mounstrito es un terrible lío para comer, no le gusta nada (y me culpo de eso :()Ya para el segundo, puse manos a la obra y es un verdadero triturador de comida! todo le entra y lo procesa perfecto!..! No sé si acerté o es simple cuestión de personalidad… ! Saludos desde Qro, México!

  5. 9
  6. 11

    Pues se ve que existe la telepatía, porque yo hablo más o menos de esto hoy en mi blog. Yo también quiero ser multípara-primípara.
    Lo siento, no he sido una alumna aplicada y tengo que repetir curso, así que, como si nunca hubiera sido madre, jeje.
    Besazos Desmadres.

    • 12

      ¡Te he leído y me parece una enorme idea! Eso si vaya que tienes trabajo para todos tus sobris virtuales 😛 un besote desmadroso

  7. 13

    yo creo que nunca se deja de aprender y es mejor preguntar que regarla, ademas cada hij@ es diferente asi que no temas en preguntar no creo que alguien te niegue las respuestas

  8. 14

    Yo opino hermosa que puedes usar los dos términos sin problema alguno primípara y multípara, el primero con tú nuevo bebé, obvio jaja el pequeño será un nuevo mundo.. Ningún hermano es igual a otro, quizá el pequeñ@ sí dormirá mucho, etc.
    Y multípara por ejemplo cuando tus amigas futuras madres te pregunten algún respuesta de esas que solo las madres pueden dar, tendrás dos experiencias y quedarán, oooohhh la gran Desmadres
    Y así y cuando tengas al segund@ aquí, querrás otro, la ley de la vida jajaja

    • 15

      Marina me gusta tú forma de pensar jajaja pero dudo que digan “oh la gran Desmadres” jajaja dirán ¡pero si tú eres un desmadre! jajaja un besote maifriend

  9. 16

    Yo estoy embarazada de mi primer retoño he comenzado hace poco un blog por que no quiero olvidarme de ninguna de las sensaciones de este proceso tan duro y tan bonito.Mucha suerte en tu nuevo embarazo a ti tmbn! 🙂

  10. 18

    Mi querida desmadres, mi Belleza cumple hoy 2 meses. Han sido los 60 días más duros y bellos de toda mi vida.
    Para evitar la amnesia maternal,registré todo el embarazo en una agenda.Ahora, la belleza también tiene su registro.
    Por cierto, en BabyCenter leía que la caquita del bebé que solo toma leche materna no huele mal y……es cierto! Hasta es agradable! Con los cólicos…….no hay una única receta y envidio con locura a los bebés que no los padecen. Y vos,sentite libre de preguntar lo que quieras!
    Besos desde Paraguay!

    • 19

      Hay mi querida Evroniky se perfecto como son esos días 😛 aunque parecen lejanos y borrosos pero sé que pronto “refrescaré” todo 😛 y si como bien dices ¡volveré a ser primeriza y a preguntarles de todo todito tooodoo! 😛 un besote desmadroso

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>