Compartir momentos

Parece que llegó diciembre y sea como sea hay que compartir: compartir ilusión, compartir el árbol de Navidad en redes sociales, compartir propósitos, compartir décimos de lotería pero sobre todo compartir comida y con ello momentos.

Son los momentos los que crean la magia de la Navidad. Esas lindas instantáneas de los abrazos, los brindis, los villancicos, las funciones de los pequeños, el frío, la calefacción, el olor a turrón y los cien mil recalentados que comeremos hasta el día 31 cuando recordemos que hay que hacer propósitos de año nuevo.

Todo esto esta dentro de nuestra programación de éste mes. Y Critter se lo ha tomado muy a pecho. “Tienes que compartir” siempre le estoy repitiendo hasta que yo misma me tragué mis palabras.

Recordarán que les conté que estábamos de “encierro”, pues esa situación se ha alargado y comienzo a pensar que será para toda la vida. La bestia decidió generar un inicio de neumonía y de paso “compartir” con su hermano los viruses del mal.

Así que después de más de diez días “encerradas” es normal que estemos al borde de la locura todos. Aún más si cabe.

Y transcurría un viernes tranquilo, yo me disponía a preparar la cena después de haber hecho un pica pica de aceitunas-galletitas saladas-un vinito para relajar el sistema parasimpático. Había quedado poco. De hecho del vino no quedó ni un sorbito, aceitunas quedaron los huesos pero sobraban dos galletitas. DOS.

Critter decidió que mientras yo preparaba la cena ella amansaba su fiera interna y se comió una. ¿Y la otra? ¡Hay que compartir! Y es así como esa mísera galleta saladita, rica y pequeñita terminó por ser introducida en la tráquea de Kraken. Sigue leyendo

Santa Claus viaja con Trunki

¿Se han puesto a pensar cómo le hace Santa Claus para meter miles de millones de juguetes en un simple saco de rafia y que le quepan todos toditos? Yo si. Así que decidí ir al Polo Norte de espía y descubrí un secreto que simplemente ¡hará mi vida más fácil!

Las mamás somos famosas por “hacer milagros” desde curar con saliva, coser un disfraz de caballo para el festival de Navidad y hasta quitar las manchas más difíciles de la ropa. Pero hay veces que las mamás no logramos todo. No sé ustedes pero yo uno de los más grandes retos que tengo es “viajar con niños” y empacar todo en maletas que no pesen más allá de 22 kg. IM-PO-SI-BLE. Con bebés hay que llevar miles de mudas, potitos y pañales y con niños más grandes hay que llevar JUGUETES. Al puro estilo Santa Claus.

Estoy por realizar mi primer viaje a México con mis dos pequeños “angelicos” y ante la desesperación de ver cómo maniobrar con dos manos-dos seres-dos maletas-una pañalera y aún así poder ir al baño en caso de urgencia máxima me puse a preguntar a madres experimentadas qué recomendaban para estos casos y ZAZ la Señora Claus me reveló el secreto: Santa Claus viaja con Trunki.

La verdad pensé que Trunki era el nombre del noveno reno y que me estaban tomando el pelo. ¡Aquí la Señora Claus de la casa soy yo! pero cuando me preguntaron ¿has pensado cómo le hace Santa para llevar tantos juguetes? ¿Qué quieren que les diga? ¡me pico la curiosidad! Es la Señora Claus la que empaca y la que hace que todos los juguetes quepan en la Trunki.

Trunki es una maletita portátil. Pero no es cualquier maletita. Es una maletita con un diseño desmadrosamente divertido ya sea de colores brillantes, con forma de monstruo, de animales, que cuenta con mucho espacio pero que además tiene dos características únicas: robusta y arrastrable.

¿Eso lo tienen todas las maletitas no? Pues si y no. Recuerdo de pequeña que mi madre siempre me reñía por sentarme en las maletas: ¡Levanta hija levanta que la vas a romper! Pues aquí es todo lo contrario: SIÉNTATE HIJA y lo mejor aún ¡YO TE LLEVO ARRASTRANDO!

Los niños pueden sentarse y tú los arrastras con una correa. La maleta en si es todo un juguete ¡y para las miles de horas de aburrimiento infinito en los aeropuertos será mi salvación!

Trunkicollage1

¡Santa Claus hace milagros! Ahora sé que podré llevar a Kraken en un portabebés o en el cochecito y a Critter subida en su Trunki de mariquita por todo el aeropuerto y el resto de padres aplaudirá mi habilidad como buena Señora Claus de llevar juguetes y niños “por todo el mundo”.

Como a las madres lo que nos gusta son las “escapadas” de la rutina, que nos digan que bien lo hacemos y sobre todo ganar cosas  (no se hagan que las conozco pues soy de esas) en colaboración con Bebé Aventurero, lanzamos el concurso #Trunkitravels para premiar a las auténticas Señoras Claus por hacer maravillas “empacando”.

Si participas CREATIVAMENTE dando click aquí subiendo tus mejores fotos de viajes de invierno que muestren lo que es viajar con tus hijos y con el espíritu Navideño que nos invade; podrás ser uno de las tres seleccionados para ganarte una Trunki de las más diver entre los modelos Trunki Hello Kitty, Trunki Gruffalo o Trunki Lotus, a escoger entre estos tres modelos. Y no solo eso, el primer seleccionado

¡se irá a Inglaterra a conocer la fábrica de Trunki!

Trunki

Ya saben “Santa Claus is coming to town” gracias a Trunki….

¡Participa y Gana!

 

 

 

9 meses juntos

Captura de pantalla 2014-12-05 a las 12.16.56

Y hoy me percaté que ya llevas viviendo aquí afuera lo mismo que viviste dentro de mi.

Y hoy me percaté que no conté “cómo me fue en la feria” aquí contigo.

Y hoy me percaté cuando te compre un trajecito de 18 meses ¡QUE ERES UN BEBETÓN!

Y hoy me percaté que he cambiado demasiado…

Si, todo así, de sopetón.

Querido Kraken eres un bebetón de oro. Me gustaría llamarte mi pequeña bestia pero por ahora no te has ganado el merecido título…

Estos nueve meses he aprendido mucho:

…que la maternidad con un niño dormilón puede ser “rosa”.

…que el contacto piel a piel al parir hace la diferencia más básica y animal para endorfinizarte y ser madre-animal.

…que mis caderas son estrechas- quién lo diría- y que parir es un deporte de “riesgo”.

…que las cosas con los niños van despacio o que Critter es una lista de cuidado.

…que el postparto es un sitio oscuro….

…que mis historias del terror con la lactancia pertenecen al pasado.

…que es un placer tener un latin lover que me haga ser suegrona algún día.

…que tu hermana no fue fácil pero me dio todas las armas para ser mejor.

…que cada niño es un universo y que las madres no somos las mismas con el primero que con el segundo.

GRACIAS.

Por cambiar mi manera de ser madre…

¡POR DEJARME DORMIR!…

y sobre todo por enseñarme que la naturaleza te manda un bebetón de oro para engañarte ¡y que te preñes pronto!

(POST MOÑAS PATROCINADO POR SEMENATOR así que ya saben cuál es la paga :)

Foto: Violeta Rodríguez

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...