Los escaparates para las mujeres, los maniquíes para los hombres

Ya estuvo bueno de escribir cositas lindas, reflexiones personales y temillas sabor leche condensada. Volvamos un poco a ese desmadre que nos caracteriza.

Hoy quiero hablarles de cómo la vida se ve diferente a través de los ojos de los niños. Quizás- si me insiste- muy diferente. Todo es novedoso, todo debe tener un por que narrado, todo se asimila una y otra vez sin siquiera adormecer al buen sentido del asombro.

Será que son tantos años de recibir información que cuando uno llega ser adulto le vale un reverendo pepino el porque de las cosas, si el cielo es azul -cuestión que tuve que estudiar recientemente para explicárselo a mi sobrino- y por decir algo, porque demonios existen los maniquíes.

Paseaba hoy por esa tienda departamental muy conocida “El Corte Español” (debo aclarar que para todo turista extranjero llevar una bolsa de este sitio es sinónimo de clase, de buen gusto y de ser viajero ; para los locales es un palacio del mal gusto, del mal trato y de los precios excesivos). Ahí estaba yo- intentando dormir a la pequeña bestia dándole una y otra vez al carrito para que con la dulce voz del megáfono y las ofertas ante la crisis cayera en un sueño pesado al estilo Bella Durmiente y no se levantará hasta que la crisis se fuera. Como esto no fue posible- ni una ni otra cavilación- pues desistí.

Aprovechando que estábamos en la zona de ropa de deportes decidí que era necesario adjudicarme unas zapatillas nuevas. Las veinte que tengo en el armario no corren por si solas. Necesito unas que me inspiren. Estaba revisando una y otra vez de cerca las zapatillas cuando una vocecita- de esas dulces, melodiosas, deseosa de saber- me sorprendió al preguntarle a su madre:

 

Mamá ¿para que sirven los maniquíes?

Para vestirlos y que luzcan la ropa más bonita así tú al verla desearás lo que traen puesto.

– Mamá ¿por que son tan feos?

– Es una buena pregunta hijo. No lo sé.

– Mamá ¿por que tienen las tetas así? ¿Es por el aire acondicionado?

No pude parar de reír. La madre tampoco y solamente le confirmo al pequeño voyeurista que en efecto, la razón era por el frío.

Hace siglos que no reparaba en un maniquí. ¡Que feos son los desgraciados! Es el ser más anacrónico que existe. Con toda la tecnología que existe, el Iphone version 5, la pantalla retina, el IPAD, la tercera dimensión, todo el visual merchandising que existe, el escaparatismo y demás leches ¿qué ha pasado con los maniquíes? ¿Por que nadie les ha dado un giro?

En los ochentas hubo una película que a mi en lo personal me flipaba por que era un chaval que se enamoraba de un maniquí. ¿La recuerdan? “Me enamoré de un Maniquí“- el lema de la peli era que “cuando ella cobra vida cualquier cosa puede suceder”. Un lema interesante.

Las mujeres no reparamos en los maniquíes mucho. Solemos pedirle a la dependienta “¿tiene el modelo que está en el escaparate en unas cuantas tallas más?” ya que no es de extrañar que al no ingerir nada tengan un cuerpazo de esos que les queda todo. Aunque si alguna vez es testigo de que una prenda se le vea mal al maniquí definitivamente ni lo intente en su cuerpo. Es nocivo para la salud.

Quizás sea que por que no reparamos demasiado, los maniquíes hombres que se ven en las tiendas mas allá de ser musculosos deportistas son “normalitos sin cabeza”- como los de carne y hueso 🙂

Bueno al punto. Revisando catálogos pude comprobar que hay para todos los gustos: color piel, cromados, sexy, en posición romántica, con cabeza, sin cabeza, deportista, color piel, africanos, tallas grandes, con cara dibujada, la versión familia, los niños. Es escalofriante. No obstante, a pesar de la variedad- por que de haberla hay- no encontré ninguna evolución, ningún detalle de tecnología para quitarles ese olor a naftalina de ropero de abuela.

 

 

Y en eso, por arte de magia ya sabe usted como es de ingenioso y mañoso San Googlé me aparece la foto de un maniquí perfecto. Vamos que le tuve que dar click por que hasta se parecía a Britney Spears.

Si, sí, sí. Lo que usted está pensando. Los único maniquiés monos, guapos y bastante reales NO están hechos para vender ropita, si no todo lo contrario. Están hechos para vender amor. Otra historia escalofriante.

Si lo que yo buscaba eran avances tecnológicos en la producción de maniquíes pues temo confesarles que los encontré. Ni más ni menos que en una fábrica de muñecas sexuales.

Sólo pude poner esta chica por que a pesar de su “pechonalidad” está vestida de una manera decente. Hay cada cosita que miedo da.

Ahora bien, permítame ser niña de nuevo y preguntar: ¿porqué no ponen este tipo de maniquíes en las tiendas?

Si se molestan en hacer caras feas y pezones excitados por que no molestarse en algo estéticamente mas placentero de ver.

Los escaparates son para las mujeres y los maniquíes para los hombres. “Cuando ella cobra vida cualquier cosa puede suceder”

 

You May Also Like

42 Comments

  1. 1

    A mí me dan grima tanto los que venden ropa como los que venden amor… Debe ser porque ni de pequeña me gustaron mucho las muñecas. Así soy yo… Besotes!!!

  2. 3

    Buenísimo del todo, me has hecho recordar a un amigo mio que decía que le “ponen” los pechos de las maniquís, manda webs…:D

  3. 5

    Jajaja, pues digo yo que por eso serán tan feos, para que te fijes en la ropa no?? A mí me dan un poco de miedo, la verdad. Tenemos un regalo en nuestro blog. Pásate a recogerlo cuando quieras. Un abrazo

    • 6

      ¡Ey que suerte! Corro corro 🙂 graciaaas de antemano. Y de que sean feos para vender—pues si los llegasen a hacer guapos nos quedaríamos en crisis perpetua!!!

  4. 7

    A mí me dan grimita. Duros, resecos, con cara de malamierda y siempre de puntillas que deben tener el gemelo contracturadico perdido. No me gustan y me dan mal rollo. Pero chica, a mi mariachi le pirran. Tiene cienes y cienes de fotos de maniquíes. Hay algo perverso en ello, lo sé. Ni me digan. Que es buen chaval en el fondo. Mientras no aparezca con uno en casa, claro, que me va a oir¡¡

    Por cierto, cuando encuentres unos tenis que corran solos, me avisas pero ya, que me apunto.

    besos chilosísimos¡¡

  5. 8

    Desmadre, que no tuve tiempo de hablar contigo en el 15J, pero me encanta tu blog, me he hecho seguidora y en pinterest también. Muy bueno el post de hoy. Bss

  6. 10

    “las zapatillas no corren solas” eso es lo más tu antes de cualquier tipo de análisis sobre los maniquíes… aunque el poner la peli de mi novia es un maniquí (NIIIIICE y la rola más) con la parte sexosa is just the way I remember and know my dearest friend! jajajaaja Te quiero!!

    • 11

      Bueno tendría que haber dicho “pinches tennis de caca que no me hacen correr” pero tu master en Spanishland te hace obviar lo obvio jijiji. Sabía que el tema ochentero te iba a hacer leerme de principio a fin- eso y que el post no habla tanto de niños. Te adoro loca! te extraño por este lado del charco.

  7. 12

    No lo había pensado.
    Igual los maniquíes son así de horrendos para que sean a-personales y no nos pongamos celosas, apreciemos tan solo el producto.
    Lo de los pezoncillos, ni idea, ¿para que despierte el deseo en nosotras de ser libres y espontáneas?
    Tela con los mensajes subliminales
    Un abrazo!

    • 13

      No me había puesto a pensar en el tema de los celos, quizás sea así.
      Me parto con lo de libres y espontáneos: no hay mejor calificativo para los pezones jajajaja.

      Un besote guapísima

  8. 14

    Es ese consumismo enfermizo, esa necesidad de “actuar con psicología” para hacernos comprar, música de ambiente que nos anime a la compra, productos a nuestra vista y alcance y maniquíes que pasen desapercibidos para dar mas relevancia a la ropa que llevan puesta. Al final, ese es el resultado obtenido
    Por cierto, recuerdo muy bien esa película, y su canción principal no tiene desperdicio. Todo un clásico!
    Un besito desmadre 😉

    • 15

      Es enfermizo, hay trucos que apelan al subconsciente y la necesidad no se crea ni se destruye sólo se transforma en “ahora necesito esto otro”. Ahora bien, fuera de todo esto, me parece sumamente interesante como hay cosas que dejamos para llenar nuestra arquitectura visual y los maniquíes son uno de ellos. Quizás serán de las pocas cosas “inútiles” que jamás serán tocadas, photoshopeadas o modernizadas. Como decían antes: artículos de culto.

      La canción fue tralaleada por más de una. Ya sabes a nosotros nos va el lado romántico 🙂 Besotes desmadrosos

  9. 16

    Muy buena refelxión muy buen opst, y por fin volvemos a la realidad y nos alejamos un poco del empalagoso 15J 😉

    No te voy a dar mi opinión sobre maniquis, porque sabiendo lo oronda que soy siempre he pensado que a parte de miedo dan pena, la mayoría necesita más de un bocata de lomo con queso….

    La conclusión con lo feos que son y malformados alguno y así y todo lo consumistas que llegamos a ser, imáginate si ademas fueran más reales….

    • 17

      Un bocata de lomo con quesooooo mmmmmmm seguro que con uno de esos al menos se les dibujaría una sonrisita en esas caritas de espanto. Estoy de acuerdo, seguramente si molaran mas los escaparates ya estaríamos en la bancarrota. Un besoteeeee de esos de trufa!

  10. 18

    jajaja.. pues no tengo claro yo si me gustaría que los maniquíes fueran muy verdaderos, ya en alguna ocasión, con mi peculiar despiste, les he comentado algo en lugar de hacerlo con la persona con la que iba. Ímaginate que ahora me contestan y me ofrecen una noche tijeril desenfrenada.

    La peli, claaaro que la he visto.
    En el corte a mi me tratan bien ¿es raro?

    • 19

      jajajajajajaj noche tijeril jajajaja te imagino perfecto preguntándole donde está la sección de niños a uno de estos seres 🙂 La peli fue un clásico de la época y confirma la teoría de que son para los hombres. Las mujeres necesitamos más amooor.
      Lo del Corte- qué te digo- si la que tiene estrella tiene estrella.

  11. 20

    Qué razon tienes, y que feos son…yo me pregunto: que si ellos que son proporcionados algo les queda mal, como me va a quedar a mí?
    Pero volvamos a los otros, a las damas de compañía de plástico…siempre me he preguntado , como se limpian?tienen un recipiente especial? funcionan como un horno con sistema de auto-lavado?…Mejor que no las usen, que no sabemos que puede hacer el encargado en una larga y aburrida noche de inventario…jajaja

    • 21

      ERES GRANDE!!!! jajaja dentro de todas mis preguntas jamás había caído en ¿cómo se limpian? ¡ELECROLIPOLISIS al puro estilo Arguiñano! ERES GRANDE VANINA GRANDE jajajajajajajajaja. Como son los hombres seguro que opinan ¿para que limpiar? en un ratin se seca jajajajaja aplausos

  12. 22
    • 23
      • 24

        El tema fue un ícono de la música ochentera como para olvidarlo 🙂 Las segundas partes nunca fueron buenas. Por pipiris nice describa usted—nunca he visto algún maniquí que me llame la atención. Venga ¡sorpéndeme!

        • 25

          Es que no tomé foto del maniquí 🙁 pero, déjame decirte, que había maniquies de perros galgos, muy fresas ellos… y no era tienda de accesorios para mascotas… :S

          • 26

            Oiga eso ya llamó mi atención- buscaré maniquíes de perros galgos. Si en la vida real un galgo ya es feo no me puedo imaginar el maniquí jajajaja.

  13. 27

    qué miedo dan! desde luego! jajaja!
    y qué cosas tienen los niños, yo creo que los maniquíes ya es un objeto de culto… un fetiche total por eso nunca evolucionarán… todos son igual de feos, pero están hechos para los hombres enfermos, desde luego! creo que las mujeres nunca nos fijamos si un maniquí está bueno, en cambio, estoy segura que hay hombres desviados a los que les molan… como las muñecas hinchables que están en la misma linea de evolución! jajaja! son el eslabón perdido y las tiendas ya no serían lo mismo sin ellos. Deben ser feos y blancos, cuanto más yuyu den, mejor!

    • 28

      Sin embargo, sería sumamente interesante otra opción de escaparate. Llámame publicista, pero si en un IPAD se puede tener una pantalla retina, por que no un cuerpo con una cara de “pantalla”—sería genial algo más “inteligente” en cuanto a tecnología. Son escalofriantes, feos y como dices objetos de culto. Lo duro de la vida es que hay cosas como esta que ya no esperamos mas ¿no?

      • 29
        • 30

          ¿De verdad? ¡no te creo! mira que abrieron una cadena nueva de chinos WOK y el simple hecho de que no tenga dragones lo agradezco jajaja. Los pósters chungos de la pelu con un flecazo a los ochenta no puedo con ellos. Me da vértigo pensar que así saldré jajaja.

  14. 31
    • 32

      No están mal, pero en ningún caso se les ve “contentos” por ver que son el centro de nuestras miradillas. Eso si que sería curioso. Ver que un pantalón está un poco más levantado de lo normal. juars juars.

  15. 33

    Creo que el motivo fundamental del porque los maniquís son de lo más feo que hay en la tierra es para evitar que nos fijemos en ellos y si lo hacemos, inducirnos ese pensamiento: “A mi lo que llevas puesto, mi querido maniquís, me va a quedar mucho mejor, por lo menos tengo cara y mis pezones informan sobre mi estado emocional o mi temperatura corporal cuando es debido y no son así de serie” jajajajaja
    Si fuesen más guapos las ventas de vestidos caerían en picado, pero quizás aumentarían las de los maniquís :-))
    Y también pienso que cuando eres niñ@ te fijas en ellos porque no te importa de lo más mínimo comprar vestidos. Recuerdo esta interminables tardes, cuando mi madre me llevaba de excursión en uno de estos lugares , como un castigo divino!!
    Ciao Desmadre, como siempre me he reído a carcajadas!

    • 34

      Lacitos si vas a llevar razón. De pequeños ir de compras era un supliciooooo- a no ser que pasarás por juguetería entonces la cosa se ponía buena. Curioso que en juguetería no haya maniquíes. ¡Menos mal! una niñita maniquí jugando con barbie sería una aliteración jajajajaja.
      Me gusto eso de “mis pezones informan de mi estado emocional” jajaja si que te mojaste amiga. 🙂 Un bacio

  16. 35
    • 36

      Bueno lo que no puedo dejar de pensar es que si a esa corta edad ya se fijaba en ciertos atributos femeninos tú imagínatelo en la pubertad. Dios nos ampare con la nueva generación. 🙂

  17. 37
  18. 39

    En ocasiones tus posts me dan miedo querida… jajaja ¿qué clase de mente escribe un post así? No digo que la reflexión no sea buena… son horrorosos… pero me ha hecho gracia que escribas sobre eso. Ya sabes, ahí hay negocio, ¿nos lanzamos? 😉

    • 40

      No es broma. Incluso pensé en abrir un blog de “te vendo ideas de negocio” jajaja y creo que esto podría ser un área interesante. Ahora bien, averiguando el problema es la inversión. Las tiendas compran lo mas baras. Sólo las boutiques optan por los maniquíes cromados. Se que te dan miedo mis posts pero al final los lees ¿no? un poco de desmadre no hace daño te lo prometo 🙂 Y escribí de esto gracias a la mirada del niño pequeño de hoy. Me sorprendió reparar en cómo no ha habido evolución. Gracias por pasarte.

  19. 41

    jajaja cierto es que nunca nos paramos a mirarlos, pero siempre están ahí y son muuuuuuuuy feos!! igual con alguno como la de la foto los maridines se animan más a acompañarnos a las compras xDDD

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>