Comprar zapatos infantiles: ¡una odisea!

Una de las cosas más difíciles con las que me he topado al convertirme en madre es el comprar zapatos infantiles. No puedo culpar a mis vástagos, yo hice sufrir a mi madre tanto o más. Ir a comprar zapatos significaba torturarla, pues o me estaban pequeños, o me hacían pupa, o no me gustaban. Así que la venganza se sirve en plato frío, porque mis pequeños desmadrosos tienen pies de Cenicienta ¡para encontrar el zapato adecuado es un cuento!

Cuando Garvalín se puso en contacto conmigo y nos ofreció probar sus zapatos la verdad es que me reí. ¿Cómo iba a elegir dos pares de zapatos a dedo, por internet, sin que se los probaran mis hijos? ¡Imposible! ¡Como se nota que no tienen hijos! porque una madre experimentada sabe que no hay nada mejor que probarle los zapatos a su pequeño en la tienda, y si es por la tarde mejor que mejor para que los pinreles tengan su olorcillo a queso y estén suficientemente hinchados los pies para que luego no haya sorpresas del tipo “me hace daño”. Sin embargo, me equivoqué y es de sabios rectificar.

garvalin3

Conocía la marca gracias a otros blogs que habían realizado la prueba de producto. Además de los buenos comentarios que leí en otros blogs, que fuese una marca española y que su filosofía fuese no sólo hacer zapatos de calidad, si no también cómodos para que los niños sean niños me terminó por convencer.

Me pasó algo curioso, en el catálogo me gustaron más los diseños de zapatos para niño que para niña. De hecho, elegí unas botas sencillas para la reina del desmadre porque el resto no me encantaban. Sin embargo, otra vez me equivoqué.

garvalin4

Cuando llegaron los zapatos a casa debo decir que me llevé una grata sorpresa sobre todo con las botas. En vivo ganaban muchísimo, pero sobre todo eran súper suavecitas, no pesan casi nada y la reina del desmadre ¡no se las quitó! ¡INCREÍBLE! A la primera.

En cuanto a los zapatos para el pequeño desmadroso, me enamoré de éste diseño y el color.

garvalin2

Me los imaginaba aún más suavecitos y flexibles, por lo que había leído en otros blogs. Pensé en un momento que quizás no le valdrían por su empeine alto, pero al tener la lengueta larga y ser de velcro se acomodaron genial.

Así que queridas colegas maternales, si sus hijos son como los míos y el hecho de ir a comprar calzado infantil es una odisea ¡opten por la compra online! Es cuestión de imprimirse el medidor que está en la tienda online, elegir y relajarse en casa. ¿Y si no le valen? ¡Pueden cambiarse!

Si me preguntan ¿compraría Garvalín nuevamente? La respuesta es sí. Me parecieron zapatos de calidad, cómodos y que me ha encantado conocer de primera mano.

garvalin6

 

Prueba de producto en colaboración con Garvalín.

You May Also Like

11 Comments

  1. 1
  2. 2
  3. 4
  4. 7
  5. 9

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>