Un parto desmadroso

Los que son fieles lectores míos (que sé que son todos) ya conocen la historia real de mi parto.

Si quieren leer la versión B del desmadre pues vayan aquí pues les prometo que las fotos ¡NO TIENEN DESPERDICIO!

Esto es un “preview” de lo que podrán encontrar:

La versión desmadrosa de mi parto

 

You May Also Like

4 Comments

  1. 1

    Jajajaja. Desde luego, estoy convencida de que Bob Esponja no contribuyó en en nada al estado de relax que se supone debe tener una parturienta (qué palabra más fea, redios). Un besote!!!

    • 2

      No te lo puedes ni imaginar…me he tardado un año entero en poder volver a ver a ese maldito y no sentir las contracciones en mi vientre….¡PUFFF! 😛 un besote desmadroso

  2. 3

    genial tu paginita!!! 😀 què tal chica, me encantó tu historia llena de tintes rosas y bizarros desesperantes jaja! mi historia no fue tan dramática, sin embargo como final alterno-feliz diría que después de nacer tuve a mi bebo en los brazos por horas enteras…

    abrazos gigantes y quedo en espera de tu próxima entrada!! por cierto, me encantó tu diseño y la imagen gritando el desmadre 😛

    • 4

      Hola May! Muchísimas gracias y que bueno que te gustó el diseño 😛 espero verte mucho por aquí. Un besote desmadroso

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>