Compartir momentos

Parece que llegó diciembre y sea como sea hay que compartir: compartir ilusión, compartir el árbol de Navidad en redes sociales, compartir propósitos, compartir décimos de lotería pero sobre todo compartir comida y con ello momentos.

Son los momentos los que crean la magia de la Navidad. Esas lindas instantáneas de los abrazos, los brindis, los villancicos, las funciones de los pequeños, el frío, la calefacción, el olor a turrón y los cien mil recalentados que comeremos hasta el día 31 cuando recordemos que hay que hacer propósitos de año nuevo.

Todo esto esta dentro de nuestra programación de éste mes. Y Critter se lo ha tomado muy a pecho. “Tienes que compartir” siempre le estoy repitiendo hasta que yo misma me tragué mis palabras.

Recordarán que les conté que estábamos de “encierro”, pues esa situación se ha alargado y comienzo a pensar que será para toda la vida. La bestia decidió generar un inicio de neumonía y de paso “compartir” con su hermano los viruses del mal.

Así que después de más de diez días “encerradas” es normal que estemos al borde de la locura todos. Aún más si cabe.

Y transcurría un viernes tranquilo, yo me disponía a preparar la cena después de haber hecho un pica pica de aceitunas-galletitas saladas-un vinito para relajar el sistema parasimpático. Había quedado poco. De hecho del vino no quedó ni un sorbito, aceitunas quedaron los huesos pero sobraban dos galletitas. DOS.

Critter decidió que mientras yo preparaba la cena ella amansaba su fiera interna y se comió una. ¿Y la otra? ¡Hay que compartir! Y es así como esa mísera galleta saladita, rica y pequeñita terminó por ser introducida en la tráquea de Kraken.

Yo mientras tanto cocinaba y entre el ruido de las caserolas, la música del grifo y los villancicos que cantaba comencé a escuchar un “ataque de tos raruno”. Para mis adentros pensé: ¡Vaya aún con ventolín y Kraken tiene una tos de foca asmática!

Esa tos de foca asmática pasó a ser el sonido de un viejo atragantándose a punto de morir intentando decir su última voluntad al puro estilo culebrón. Mi instinto materno despertó del letargo y en un salto me posesioné a lado de la trona. Mi mirada bastó para que Critter saliera corriendo y en un giro que los Ringling Brothers se reirían apliqué el voltear al niño, palmada en la espalda y ¡toma galleta! Y no, no me refiero a galleta como golpe-ostiazo como se suele decir en castellano del fino. La galleta salió catapultada y las lágrimas del niño me hicieron saber que seguía vivo y coleando.

¡Hay que compartir! ¡Pero en la justa medida!

Después del regaño-discurso-lagrimones de Critter prometió jamás volver a hacerlo. Pero claro, la memoria de los niños es selectiva. Demasiado.

Ayer por la noche abrió la casilla catorce de su calendario de adviento. ¡CHOCOLATINAS! ¡QUE FELICIDAD! Abrimos una dos tres cuatro cinco seis y mmmmm nos relamimos de arriba a abajo.

¿Mamá me traes una servilleta? Dijo entre dedos, berretes y manchas de chocolate por doquier.

Y así me fui yo por una servilleta. Cuando de repente comienzo a escuchar palmadas. “Palmas, palmitaaaas”….¡Salí corriendo emocionada! Kraken había aprendido a aplaudir y eso era un gran avance para él.

En cuanto lo veo entendí la razón de las palmas. Critter había compartido su felicidad, el último trozo de chocolatina ¡PARA KRAKEN! Y el niño raudo y veloz lo devoró y su manera de quitarse el pringue del chocolate derretido fue aplaudir.

Galletas de chocolate

Eso de compartir o no, no termino de entender cómo hacerle para que Critter entienda cuando si y cuando no: pero lo único que sé es que esos momentazos de terror-amor que me hace vivir son tan únicos que yo voto porque ¡HAY QUE COMPARTIRLOS! 

Y Kraken ni les cuento…sólo aplaude si saco el chocolate. ¡Cuando descubra que hay galletas de chocolate será su “muerte” segura! Jo jo jo….

 

Imagen vía amanda tipton

You May Also Like

19 Comments

  1. 1

    Has oido lo de “donde hay confianza da asco”????
    Pues eso.
    Pero lo mejor es sentir la calidez de una amistad a través del silencio.
    Feliz navidad, preciosa.
    Besazo

  2. 2
  3. 3

    ¡Ay corazón! Tremendo susto que te llevaste, pobre de tí, pero tuviste muy buenos reflejos, déjame felicitarte por ello, yo es que me atraganto junto con el bebé 🙁

  4. 4

    Que ya lo decía mi niño ElMayor… eso de compartir es maaalooooo! jejeje lo único que me queda claro es que tienes un gran instinto maternal, de esos que salvan vidas!!!
    Y menos mal que les tienes a los dos para que en tus encierros no se pierda el picante de la vida!.
    Un abrazo guapísima.

  5. 5

    ¡¡¡Juasssss…!!! ¡¡Qué momentazo de reflejos desmadrosos!! ¡¡Estuviste bien al quite, ahí…!! ¡¡Qué sustazo, no?? Eso al menos te debe haber subido como 1000 puntos de golpe en el ranking de supermadres del mes. Si piensas que por haber dejado solo a Critter armado y peligroso con galletas asesinas, con una víctima potencial en las inmediaciones, te debe haber restado como unos… 300 puntos o algo así… ¡¡¡Sales a unos maravillosos 700 puntos de saldo positivo por la jugada!!! ¡¡Eres una mamá fantástica!!

    ¡¡Firmeza!! ¡¡Decisión!! ¡¡Sangre fría!! ¡¡Instinto maternal!! ¡¡Comprensión!! ¡¡Empatía!! ¡¡Razonamiento y educación preventiva!!

    Chica… ¡Impresionante! Me quito el sombrero… ¡y que no me vea yo en una de esas! 😉

  6. 6

    Que difícil es enseñarles a compartir que mucho les cuesta, y cuando logras por fin que así sea anda tu que hay que explicar lo inexplicable no se puede compartir todo todo… las galletas, las gomitas, los dulces etc. Tienes que especificarles que los hermanitos solo pueden comer lo que mama, papa, los adultos que saben que puede comer el Bb le pueden dar o compartir que cuando su hermanito sea un poco mayor como ella entonces los dos compartirán todos los chuches, galletas, chocolatinas y des más cosas por ahora sólo puede compartir, juguetes, lugares etc. No gana una madre para sustos por eso siempre alerta debes estar hasta en el dormir buena suerte y encomiendalos al Angel de la guarda y que el tampoco se descuide así crecen los hijos madre querías ser jajaha besos

  7. 7

    Te leía esta mañana y me moría! suerte que ahora le pones como siempre tu gracia desmadrosa pero vaya susto de los buenos. Espero que no se vuelva a repetir nunca más. Aquí el otro día, la fiera se planto frente a la nena con unas monedas dispuesto a metérselas en la boca pero justo estaba al lado. O coge las cosas de médico y también, se dispone a hacerle la revisión… un peligro constante! en fin nena, un aplauso para ese niño fan del chocolate! no tiene a quién parecerse jajaja! besotes guapetona

  8. 8

    No sé si me relaja leer este tipo de post y confieso que tras tus wassap de la galletita me gire ipsofacto hacia el monillo y solté el discurso de : Cariño tu sabes que neskatilla solo puede tomar leche no??? y que no puedes darle NADA de comer. Respondió sin levantar la mirada de la Tablet: Si ama y no darle besos de tornillo sino estará como Kraken que Critter le ha contagiado O-O

  9. 9
  10. 10

    La Lianta, a sus cinco añazos, se atragantó con una gominola -yo no estaba- y su abuela también la volteó y sacudió hasta que salió disparada. Lloró La Lianta, lloró la abuela, y lloró Flower Power, que es muy sentida. Pero yo, de esa historia, no se nada, me la contó un pajarito, pero su protagonista niegan que todo eso haya ocurrido.
    Pues hala! a compartir se ha dicho!

  11. 11
  12. 12

    Hay q compartiiiiiiiiiiir… El momento feeeeeeeliz!!! Ya quiero ver a mamá desmadres con un bigote de chocolate y que Critter se coma la mejor parte!! Q bueno q chiquitín Kraken esta feliz y aplaudiendo!!

  13. 13

    Madre mía ¡¡qué sustazo!! La verdad es que es comprensible que los niños se equivoquen, hay que tener en cuenta demasiadas cosas y a veces son muy contradictorias.
    Me alegro que se quedase en un susto y espero que Critter aprenda en poco tiempo a saber qué puede compartir y qué no.
    Besazos.

  14. 14

    Ay, qué susto, cariño… Menos mal que la cosa se quedó en eso… Va a haber que poner coto a la inmensa generosidad de Critter porque no vas a ganar para disgustos. Jajajaja. Un besote!!!!

  15. 15

    Que sustazoooooo! Pero una vez que ha pasado lo mejor es tomártelo así, con humor y disfrutar de estos momentos únicos que te regalan los dos. A Tenacitas le digo que su hermana no puede comer nada más que leche porque no tiene dientes pero en un par de meses empezamos con la alimentación complementaria y quiero hacer BLW como con ella, veremos a ver como la freno entonces para que no le meta la longaniza del pueblo porque ella lo de compartir también lo tiene grabado a fuego, miedo me da…

  16. 16

    Qué sustoooo! Pero veo que te lo has tomado con mucha filosofía, jajajaja! Es que los adultos complicamos mucho los conceptos, demasiadas excepciones, jejeje…
    Besos!

  17. 17
  18. 18

    Jajajajaj joder es que mira que es difícil explicarle cuando si y cuando no… Me imagino el sustaco. Nada dile que con la comida puede dejar de compartir, ya te encargaras tu de repartir cuando toque 😉
    Besos

  19. 19

    Vaya par… Con razón dicen que los niños que tienen hermanos mayores viven más intensamente jiji!
    Mi hija no comparte nada con su hermanito, como mucho le da pellizcos y le regala la piel de su mandarina. Qué mala leche tiene la jodía.. 🙂

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>