En México todo es posible

Volver a México es reencontrarme con todos mis códigos culturales. Lo que más me llama la atención no es volver a decir güey, desayunar huevos en vez de cenarlos, cambiar la Coca Cola por el agua de sabor ya sea limonada o agua de jamaica, si no lo que más me llama la atención, es caer en cuenta de que en México todo es posible.

Los primeros días entre el jet lag y que parezco la hija bastarda de Paulina Rubio y Hugo Sánchez por el acento, acepto que me sorprende siempre ésta filosofía. Por darles un ejemplo, llegue sola al aeropuerto con una rodilla lastimada y dos niños desmadrosos que no durmieron más que una hora de las once de viaje. Así que me solicitaron silla de ruedas debido a que el cochecito no me lo entregarían en la puerta del avión, sino hasta la salida de equipajes.

Llegó el joven (manera en que los mexicanos llamamos a todas las personas que sean dependientes-meseros-auxiliares) a ayudarme. Con una mano empujaba la silla de ruedas, con otra la maleta de mano pero eso todavía es “normal”; lo que ya me sorprendió fue cuando me preguntó si quería que me ayudara con el equipaje.

Le respondí que si, que por favor le dijese a alguien de los chicos maleteros si nos ayudaba, y el respondió que él solito podía. Yo en silla de ruedas, el cochecito del bebé, dos niños pequeños y 2 maletones enormes. Ya sé, debería aprender a viajar ligero pero con niños es misión imposible.

Y entonces recordé que en México todo es posible.

Hoy fuimos a comer a un restaurante y lo bueno o malo de trabajar online es que no importan las distancias o el horario, mientras el móvil tenga pila no hay problema. Sin embargo, a la mitad de la comida me entró el nervio que tenía que marchar porque tenía pendiente cosas importantes y me había quedado sin pila en el peor momento.

El mesero escuchó que quería marcharme sin siquiera probar el postre que era lo más famoso del restaurante y en eso me dijo que no me preocupara ¡que me cargaría el móvil! Y en eso puso una de estas cosas en la mesa:

cargatel

Si, estoy totalmente fuera de onda como dicen mis sobrinos. Todos se conectaron y yo pude seguir trabajando.

¡Ah! Y además pude disfrutar del delicioso postre de plátanos con galleta maría, helado de vainilla y bañado con cajeta.

postre cajeta plátano helado

En México, TODO ES POSIBLE.

Así que les comparto un poema que me encontré una heladería y que la pequeña desmadrosa quería que le leyese.

Sería que soy expat y entonces todo cobra otro sentido, pero sin duda México creo en ti, porque TODO ES POSIBLE.

México, creo en ti
como en el vértice de un juramento.
Tú hueles a tragedia, tierra mía,
y sin embargo ríes demasiado,
acaso porque sabes que la risa
es la envoltura de un dolor callado.

México, creo en ti,
sin que te represente en una forma
porque te llevo dentro, sin que sepa
lo que tú eres en mí; pero presiento
que mucho te pareces a mi alma,
que sé que existe, pero no la veo.

México, creo en ti,
en el vuelo sutil de tus canciones
que nacen porque sí, en la plegaria
que yo aprendí para llamarte Patria:
algo que es mío en mí como tu sombra,
que se tiende con vida sobre el mapa.

México, creo en ti,
porque escribes tu nombre con la equis,
que algo tiene de cruz y de calvario;
porque el águila brava de tu escudo
se divierte jugando a los volados
con la vida y, a veces, con la muerte.

Ricardo López Méndez

Imagen destacada vía @mexicodf

You May Also Like

21 Comments

  1. 1

    Ese poema siempre me pone la piel de gallina.
    Que bueno que puedas disfrutar de México de cuando en cuando, y le enseñes a tus peques a querer y gozar nuestra patria, tanto como la de ellos.
    Un besote desmadrosa!

  2. 2

    Hola!! No había tenido oportunidad de comentar tus post, que bueno que andes por aquí; en este país, que a pesar de todo, es hermoso; yo vivo un poco más al sur: en Veracruz. Sé que tu estancia será maravillosa y que tus peques y tú la disfrutarán mucho!! Un abrazo.

  3. 3
  4. 4
    • 5

      ¡Por supuesto hermosa que los echo de menos! Es mi segunda casa y además ya hablo casi casi en vosotros :,) Y algún día te haré postre con cajeta te lo prometo. Un besote desmadroso

  5. 6
    • 7

      Lai no puedo cegarme, veo enormes cosas buenas pero también enormes cosas malas y que tristemente veo pocas posibilidades de limar esas asperezas sociales. Pero con todo lo malo, México tiene un enorme potencial y cuando estás fuera lo percibes de otra manera como lo mencionas. Un besote desmadrosa

  6. 8

    Me supongo que poco tengo que decir que no te haya dicho antes, sabes que tu país es uno de mis viajes soñados, cada día lo tengo más claro y leerte es un placer aunque ver es postre me haga pensar en todas las abdomianles que tendría que hacer.
    Me alegro que a pesar de lo accidentado del viaje te trataran tan bien a tu llegada chaparrita, disfruta guey y pasalo padre 😉

  7. 10

    Es que la educación que hay en Latinoamérica no la hay en otro sitio. Estoy deseando conocer tu tierra, algún día será.
    Muy bueno lo de hija bastarda de Paulina Rubio y Hugo Sánchez, jajajajaja.
    Y cuídate la rodilla, no sé qué te ha pasado, pero espero que no sea nada.
    Disfruta mucho y aprovecha bien el sol de por allí.
    Besazos.

    • 11

      ¡No sé que me pasó pero se me empezó a bailar de un lado a otro como viejita! Así que me recomendaron no cargar, fisio y ese tipo de cosas pero no cargar al desmadroso once horas de viaje es misión imposible. Un besote desmadroso

  8. 12

    Ay me ha llegado al alma!
    Porque tu sabes que llevamos ańos con lo de que el país de mi marido abra una Embajada allá sólo tienen un consulado honorario, y cada poco tiempo se reactiva el proceso y luego se para.
    Y yo deseando volver a latinoamérica, gente amable, buen tiempo, no importa la clase social que sean, son educadísimos, siempre ayudan; algo que perdimos en Europa.
    Dale, que éste poema me lo lleve en el corazón porque se reactive la “Operación Barranca del muerto”.
    Ya tu sabes.

    • 13

      Espero que tarde que temprano se de esa oportunidad porque se que disfrutarías como enana estar por éste lado del charco. Mantenme al tanto de la Operación Barranca
      Un besote desmadroso

  9. 14

    Preciosaaaaa, que bonito disfrutar de los tuyos!!!! No puedo imaginar como tiene que ser tener-los tan lejos. Por cierto seguro que al otro lado del telefono te esperaba la pesada de la menda. Mil besos rubia!

    • 15

      ¡De pesada nada! Un placer y lo sabes pero entre que me quedaba sin batería y no podía terminar y cambiar al móvil de mi hermana ¡una locura! pero con esta cosa que me dejaron para cargar el móvil ¡una maravilla! un besote desmadrosa guapísima

  10. 16
  11. 18
  12. 20

    Hola guapa. Soy ro.

    Disfruta mucho de tu tierra. Veo que ya lo estás haciendo, y a la vez te veo emocionada. No me extraña. Vivo a cien kilómetros de mi pueblo, y cuando vuelvo a veces me emociona un olor, de esos que reconoces que es de tu casa, o algo que había olvidado. Así que imagino lo que vives cada vez que regresas a México.

    Besos.

    • 21

      ¡Ay los olores! Es una cuestión organoléptica la memoria eh tronca…digo torsa 😛 y ¿sabes qué me encanta? presentarles mis memorias a los niños. Ahora la pequeña desmdrosa prueba mis caramelos favoritos, mi comida y me flipa que le guste. Eso si para el picante todavía no tiene mucho paladar jajaja un besote desmadroso

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>