Con mirada de madre

Quedan pocos minutos para que se termine el día. No un día cualquiera, el día que hace cinco años me convertí en madre. Así que hoy no podía dejar de escribirte y contarte cómo ha cambiado mi mirada de madre.

Yo siempre tuve claro que quería ser mamá. Basta una prueba en Instagram y una camiseta de mi primer viaje a Disneyland para que me creas. Durante treinta años guardé esa camiseta porque Minnie Mouse era especial para mi. Era la primera vez que la veía en directo y quería guardar “esa ilusión” toda la vida. Así que cuando le di la camiseta a mi pequeña desmadrosa en México, le dio mucha ilusión pero más al ver nuestra foto y ver que somos dos gotas de agua.

Cuando me estrené como madre no fue fácil. Mi fantasía se derrumbó en muchos aspectos y la NADA temerosa se comió el reino. Muchas noches sin dormir, muchas dudas y culpabilidad me acongojaron. Pero lo que no me imaginaba es que la maternidad fuera la verdadera historia sin fin.

Mi parto no fue como yo siempre había querido, la lactancia no fue exitosa y despertar cada tres horas durante muchos meses me hizo “regalarle” a mi hija a mi madre. No es broma. No exagero. La primera semana lloré tantísimo y estaba tan cansada, tan cansada, que un día a las tres de la mañana -cuando mi pequeña desmadrosa lloraba por cólicos inconsolable- me puse a llorar y le dije a mi madre que ¡no podía! ¡que se la regalaba! ¡que por favor me dejaran dormir!

Durante meses me persiguió la culpabilidad de haber exteriorizado todo eso y me planteé que quizás no sería una buena madre.

A los nueves meses de Critter nació DESMADREANDO. Una ventanita virtual que se convirtió en terapia, en encuentro, en trabajo. Otras madres habían pasado lo que yo. Otras madres se reían de no ser perfectas. Otras madres “hablaban” en voz alta de todo lo que nadie suele decir de la maternidad, de los retos,la entrega, los miedos, las culpas, el cansancio… de TODO lo que significa ser madre.

Hace cinco años comencé una vida nueva. Una vida que miraría con otros ojos. Los ojos que a partir de ahora me acompañarán.

pulserasluminosas

Comenzaba a ver con mirada de madre. A fijarme en carricoches, en saber a qué temperatura bañar a un recién nacido, a cantar nanas, a leer libros de crianza y elegir la mía propia… a entender que el instinto no es superchería si no algo real y animal.

Hace 5 años me concedí un permiso, en un rinconcito virtual: echar desmadre. D I S F R U T A R. Quizás no sería la mejor madre, quizás no fuese la que mejor parió o amamantó, quizás no sería una gurú en crianza pero SERÍA FELIZ.

Cada día me lo repito. Ser feliz no a través de ella, si no por ella. Por verla crecer, por verla superarse, por verla aprender algo nuevo cada día, por conocerla y amarla tal cual es.

Éste año celebramos como las bodas gitanas su cumpleaños. Mea culpa. Para mi el día que naces es especial. Así que ayer hicimos dos pasteles (que he mejorado muchísimo en presentación no como aquella tarta del horror de Mickey Mouse que hice para su primer año) aprovechando que había puente para festejar con sus primos. Al regresar hoy a casa hemos celebrado con la familia de México vía Facetime y mañana celebrará en el colegio cinco años de manera especial.

Si algo disfruto ahora que es “mayor” es la “sagrada ilusión” con la que ve el mundo. Con la que espera soplar sus velas, con la pasión que arranca el papel de regalo y con las ganas de celebrar una fiesta.

Ya llegará el día que le de vergüenza darme un besito enfrente de sus amigos. Por ahora, le encanta hacer planes conmigo, tomarse un café con leche, compartir historias de cuando yo era pequeña y secundarme en mis locuras para celebrar un cumpleaños inolvidable.

Así que sí, hoy, a pocos minutos de terminar el día, aprovecho para hacerme una fiesta sorpresa.

Tomo prestadas, sin que ella se entere, una de las gafas de corazón con pulseras luminosas que daremos mañana a los amiguitos del cole como recuerdito de su cumple y disfruto.

Disfruto porque ahora sé, que con mirada de madre, la vida se ve de color de rosa.

¡Feliz cumpleaños a mi pequeña desmadrosa y feliz cumplemadre para mi!

 

Colaboración con Tus Pulseras Luminosas

You May Also Like

18 Comments

  1. 1

    Muchas felicidades a Lu por esos cinco años bonitos y a ti por ser una madre desmadrosamente perfecta y hacernos reir y llorar con tus historias, un gusto compartir este trocito contigo! Aún me acuerdo de esa tarta de Mickey del primer año, buenísima XD
    Dale un besote a la reina de la casa y otro muy gordo para ti, besos!!

    • 2

      Gracias amigaaaaaaaa a ver cuándo se dejan ver que se les echa de menitos. Un besote desmadroso para todos los frikerizos y más un día como hoy “may the force be with you”

  2. 3
  3. 5
  4. 7
  5. 9
  6. 11
  7. 13
  8. 15

    Ay quruda, cuánto te entiendo. Qué feliz hace sentir la maternidad bien entendida. Es dura, es real, pero es lo más bonito que se puede vivir y lo que más fuerza da. Enhorabuena por esposa cinco años, por tu rincón dresmadroso y por tu felicidad.

    • 16

      Hay errores ortográficos pie escribir mientras me saco leche en el trabajo. Cosas de la maternidad, ja ja ja.

  9. 17

    Felicidades a mi pequeña Luisa que amo con locura! Ya ti felicidades porque haz sido una madre ejemplar.
    Las adoro!!!!

  10. 18

    Felicidades a la peque. La vida te cambia desde que eres madre. Ni mejor ni peor. Todo diferente, pero no lo cambiarías por nada del mundo.

    Besos.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>